Lo que vemos es la composición ideológica de las comisiones, en comparación con la composición ideológica del pleno de la Convención. Para hacer esta comparación, vamos a usar como ejemplo a la Comisión de Armonización, que es la más grande, con 39 miembros.

El gráfico muestra que la Comisión de Armonización refleja muy bien la distribución ideológica del pleno. Cuando analizamos las otras dos comisiones vimos que también tienen una composición ideológica muy similar.

El segundo tema que vamos a ver es con cuánto consenso se aprobaron las normas que van en el borrador de Constitución. Aquí es interesante mostrar que de las 499 normas aprobadas, una sola norma se aprobó por unanimidad, con los 154 votos.

«Toda persona tiene derecho a la integridad física, psicosocial, sexual y afectiva. Ninguna persona podrá ser sometida a torturas, ni penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes».

En el otro extremo, son 34 las normas que pasaron justo con los 103 votos necesarios. Algunos ejemplos:

  • «El Estado se organiza territorialmente en regiones autónomas, comunas autónomas, autonomías territoriales indígenas y territorios especiales…».
  • «La Cámara de las Regiones no podrá fiscalizar los actos del Gobierno ni de las entidades que de él dependan».
  • «El sufragio será personal, igualitario, secreto y obligatorio. No será obligatorio para las y los chilenos que vivan en el extranjero y para las y los mayores de dieciséis y menores de dieciocho años».

Nos preguntamos quiénes son los convencionales cuyo voto podía mover la aguja, los que pudieron ser decisivos a la hora de aprobar o rechazar una norma. Los llamamos «convencionales bisagra».

Este gráfico nos muestra que hubo un grupo de convencionales marcados en color verde que votaron siempre apruebo, otro grupo marcado en rojo que tendió a votar bastante rechazo, pero hay un grupo de convencionales al centro que jugó ese rol de bisagra: que a veces votaba apruebo y en otras rechazo. Vemos que la lista está encabezada por Maximiliano Hurtado, seguido por Tammy Pultilnick y Ricardo Montero.

Lo segundo interesante en esto es que la mayoría de estos convencionales son del Colectivo Socialista.

Otro elemento interesante son los convencionales que aprobaron casi todas las normas que están hoy en el borrador. Este es el ranking con los 10 convencionales que más normas aprobaron. En el otro extremo están los convencionales que rechazaron casi todo.

Lo que llama la atención de las dos listas anteriores, es que tanto el “apruebo” duro como “rechazo” duro están dominados por mujeres.