El Gráfico: 1 Conversaciones muestra la variación en la frecuencia de las conversaciones sobre política en las familias, antes y después del estallido social. 

La pregunta es: «En comparación con las conversaciones familiares que tenían en su hogar antes del estallido social ocurrido en 2019: ¿Usted considera que actualmente la frecuencia de conversación sobre política en su familia ha aumentado, disminuido o se ha mantenido igual?». En los resultados se puede observar que el 58% de los encuestados considera que la conversación ha aumentado, el 36% considera que se ha mantenido igual y solo el 6% considera que ha bajado. 

El Gráfico 2: Vector muestra quién es el principal agente de conversación política dentro de las familias. Este resultado se obtiene de una pregunta de opción múltiple, por ende, la suma no es de 100%, dado que las personas podían escoger más de una opción. 

En particular para este gráfico se utilizaron las respuestas de los mayores de 40 años. Aquí se puede ver que el 52,7% de las personas mayores de 40 años señalan que el integrante familiar más activo en las conversaciones sobre política es el hijo o hija. 

El Gráfico 3: Edad responde a la siguiente pregunta: “¿Qué edad tiene la persona que tiene más interés en tener conversaciones sobre política en su familia?”. Las respuestas corresponden a la cantidad de personas que seleccionaron cada opción.

Nuevamente se puede observar que son las personas de edades más jóvenes las que presentan mayor involucramiento familiar en las conversaciones sobre política.

Finalmente, para enlazar estos hallazgos con la Convención Constitucional, el Gráfico 4: Tiempo, muestra la evolución de las notas (evaluaciones) entregadas a la Convención desde dos grupos (de 35 años y menos en comparación con los de 36 años y más). 

Este gráfico muestra que los sectores más jovenes evalúan mucho más positivamente a la convención en comparación con las personas más adultas, exitiendo un punto de diferencia entre un grupo y otro.