El siguiente gráfico corresponde a un diagrama aluvial sobre la votación de ayer (martes 4 de enero) para la elección de la nueva presidencia de la Convención Constitucional. La primera columna representa el origen de los votos según grupo político de los votantes. Estos volúmenes fluyen distribuyéndose en los y las candidatas que en cada votación fueron nominadas.
 
Así, por ejemplo, vemos que la candidatura de Bárbara Rebolledo concentró la votación de los grupos «Chile Libre», «Chile Unido», «Unidos por Chile» e «Independientes+Evopoli+RN». Sin embargo, de entre estos grupos también surgieron votos nulos, a Bárbara Sepúlveda y a Geoconda Navarrete. Por otra parte, la candidatura de Ramona Reyes se sustentó inicialmente en los votos del Colectivo Socialista y Frente Amplio, incorporándose desde la segunda votación el resto de la Lista del Apruebo, Independientes No Neutrales, y convencionales independientes. 
 
Cristina Dorador mostró un crecimiento sostenido, especialmente ya en la tercera votación, cuando se sumó el Frente Amplio, y en la cuarta votación, cuando se sumó el Partido Comunista con Chile Digno. Sin embargo, no fue suficiente: la derecha se sumó a la candidatura del socialista Patricio Fernández, impidiendo llegar al consenso en torno a un candidato. 
 
La octava y última votación de la sesión de ayer terminó con un decrecimiento de la candidatura de Cristina Dorador, quien anunció que retiraría su candidatura, dando lugar a otra candidatura que permita destrabar la votación. Al respecto, esta última votación finalizó posicionando a Gioconda Navarrete (Ind.+Evopoli+RN), Benito Baranda (INN), Daniel Bravo (Pueblo Constituyente) y Eric Chinga (Pueblos Originarios) como candidatos.