Los siguientes dos gráficos muestran qué es lo que los individuos encuestados señalan, en respuestas abiertas, como lo más positivo y lo más negativo de la Convención Constitucional.

En cuanto a los aspectos positivos encontramos lo siguiente:

  • Lo más valorado es la seriedad y rapidez.  
  • También se valoran el diálogo, el respeto por los dos tercios, la incorporación de Pueblos Originarios, el trabajo de las comisiones y los énfasis en participación ciudadana y transparencia. Las figuras de Elisa Loncon y Jaime Bassa también son valoradas.  
  • Un grupo no despreciable (21%) no destaca nada positivo, y otro, también significativo (16%), dice que está desconectado de lo que pasa en la Convención Constitucional.  

 

En cuanto a los aspectos negativos encontramos lo siguiente:  

  • La intransigencia, la intolerancia y la superioridad moral aparecen entre un grupo importante de evaluaciones negativas (11%).  
  • El obstruccionismo por parte del Gobierno y el atrincheramiento de quienes no quieren que funcione, así como las peleas, la farandulización, etc., también son parte de las visiones negativas predominantes.  
  • En términos procedimentales se critica el que se excedan de sus atribuciones (9%), la demora y falta de preparación (9%), la falta de comunicación de su trabajo a las personas (8%), y el que pidan mucho dinero (3%). Dado el ruido que hizo el tema de las asignaciones, el porcentaje es considerado bajo.  
  • Finalmente, varias críticas refieren al caso Rojas Vade.  
  • Un 10% no encuentra nada negativo en la Convención Constitucional.